Me dejo llevar por él

Es difícil cambiar las emociones de alguien.
No importa cuáles sean, siempre y cuando estén bien grabadas en lo más profundo del corazón. Supongo que el odio sería el más difícil.
Algunas personas dicen que el odio disminuye con el tiempo, pero eso no significa que realmente desaparezca. Aún está ahí.
Sólo escondiéndose donde no puedas verlo, esperando la más mínima oportunidad para emerger.
Bien, tomando en cuenta la persistencia del odio ¿Qué debes hacer si no puedes deshacerte de él?
La única posibilidad es remplazarlo con una emoción igual de poderosa . Con una emoción tan poderosa como el odio … Sí esas serían el amor y la confianza.

Quiero que me odies incluso más de lo que yo lo hago

Para estas alturas, todo lo que me mantiene vivo es la poderosa emoción del odio. No recuerdo que el dolor se calmara ni una vez, aún con aquellas personas que dijeron creer y me demostraron cariño. No lo logré, él es más fuerte, no puedo estar cerca de nadie, no quiero contaminarlos.

Es muy dañino tratar de estar cerca de una persona así, que te sonríe en persona, pero es tan indiferente a cualquier emoción positiva que trates de presentarle. Claro que podrías intentar acercarte, calmar mi dolor, pero ya te advertí desde un principio que no estoy para ello.

Terminarás odiándome, ódiame, eso es lo más puro y natural. Claro que dices que no puedes, pero reconozco esa mirada, esas palabras, sí, puedes odiarme incluso más de lo que yo lo hago conmigo.

Primera entrada del blog

Esta es tu primera entrada. Haz clic en el enlace “Editar” para modificarla o eliminarla, o bien crea una entrada. Si lo prefieres, puedes utilizar esta entrada para contar a los lectores por qué has empezado este blog y qué tienes previsto hacer con él. Si necesitas ayuda, contacta con los simpáticos miembros de los foros de ayuda.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora